sábado, febrero 19, 2005

Greenpeace pide 25.000 mw de energía eólica

Greenpeace pide 25.000 mw de energía eólica para 2011 en españa
La eólica es imprescindible para cumplir Kioto y debe dar ejemplo de respeto ambiental


Greenpeace propone duplicar el actual objetivo eólico de la planificación energética, para alcanzar al menos los 25.000 MW instalados en España, con instalaciones en tierra y en mar, antes de que se agote el plazo para cumplir el Protocolo de Kioto. La organización ecologista ha hecho públicos unos criterios ambientales para desarrollar el máximo potencial eólico de forma compatible con el medio ambiente.


La propuesta de Greenpeace responde al compromiso de revisar el Plan de Fomento de las Energías Renovables y la planificación energética, anunciado por el presidente del Gobierno durante el acto de celebración de la entrada en vigor del Protocolo de Kioto. Estas revisiones son necesarias para que España pueda cumplir Kioto, pues los actuales objetivos de renovables resultan insuficientes para frenar el crecimiento de las emisiones, que alcanzará un 60% debido al crecimiento previsto de la demanda energética y a la masiva puesta en marcha de centrales térmicas.

"La energía eólica es la que más emisiones está evitando y la que más puede ayudar a corto plazo a la lucha contra el cambio climático" -ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de Cambio Climático de Greenpeace España- "Gobierno y comunidades autónomas deben trabajar juntos para unificar criterios ambientales y energéticos y facilitar la implantación de parques eólicos".

Para Greenpeace, el nuevo plan de las renovables debe incorporar un plan eólico marino, que complemente el crecimiento continuado de los parques eólicos terrestres. Pero la organización ecologista insiste en la urgente necesidad de aplicar criterios ambientales claros y homogéneos en todos los casos.

Greenpeace considera "electricidad limpia" la procedente de parques eólicos siempre que:

Los emplazamientos se ubiquen dentro de las zonas permitidas en los planes eólicos que sean de aplicación, o fuera de Espacios Naturales Protegidos, Red Natura 2000 o áreas afectadas por Planes de Conservación de Especies en peligro de extinción.

Cuenten con una declaración de Impacto Ambiental favorable.

Se cumplan todos los condicionantes y medidas correctoras que se impongan en la Declaración de Impacto Ambiental.

En caso de no existir Declaración de Impacto, al menos se deberá:


Evitar realizar las obras del parque eólico en la época de cría de posibles especies amenazadas.


Efectuar trabajos de recuperación de las zonas alteradas.


Limitar el acceso de personal no autorizado.

Greenpeace recuerda que la carencia de unos criterios ambientales claros está dificultando la aceptación social y frenando un desarrollo más rápido de la energía eólica, a pesar de que la tecnología lo permite. Estas dificultades son aún mayores en el caso de la eólica marina, por lo que es de la máxima urgencia un plan que establezca los criterios ambientales y evalúe el potencial técnico para seleccionar los emplazamientos y realizar la instalación de los parques.

"Es inaceptable seguir quemando carbón o gas para producir electricidad, mientras disponemos de viento en abundancia" -añadió José Luis García Ortega, responsable de proyectos de la campaña de Energía de Greenpeace España- "La energía eólica es limpia, abundante, fiable, rentable, real, segura, socialmente aceptada y crea empleo; por eso hay que aprovechar todo su potencial".


1998-06-22 DINAMARCA-Aarhus
La energía eólica es necesaria para solucionar los graves problemas ambientales ocasionados por la quema de combustibles fósiles y los residuos nucleares ©Greenpeace/Hodson, Jim
Copyright
IMAGE IDENTIFIER GP_PHOTO_317534

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home